Leucemia Linfoblástica Aguda

La leucemia linfoblástica aguda (LLA) es un tipo de cáncer de sangre que comienza en los glóbulos blancos de la médula ósea. Se desarrolla a partir de linfocitos inmaduros, un tipo de glóbulo blanco que es la clave de su sistema inmunológico.

La leucemia linfoblástica aguda  también se conoce como leucemia linfocítica aguda  o leucemia linfoide aguda . “Agudo” significa que empeora rápidamente. Es el tipo más común de leucemia en niños. Es más común en el rango de 2-5 años. Es raro en adultos.

Las células de leucemia linfoblástica aguda invaden la sangre con bastante rapidez. A veces pueden extenderse a otras partes del cuerpo, incluidos los ganglios linfáticos, el hígado, el bazo, el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y los testículos (en los hombres). 

Síntomas de leucemia linfoblástica aguda

Los signos y síntomas de la leucemia linfoblástica aguda pueden incluir:

  • Sangrado de las encías.
  • Moretones en el cuerpo
  • Pequeñas manchas rojas (petequias) justo debajo de la piel
  • Dolor de huesos
  • Fuego
  • Infecciones frecuentes
  • Sudores nocturnos
  • Hemorragias nasales frecuentes o graves
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello, alrededor de la clavícula, la axila, el abdomen o la ingle
  • Piel pálida
  • Dificultad para respirar
  • Debilidad, fatiga o una reducción general de la energía.
  • Hinchazón en el abdomen debido a la inflamación del hígado y / o bazo.

Causas de la leucemia linfoblástica aguda

La leucemia linfocítica aguda ocurre cuando se desarrolla un error en el ADN de las células de la médula ósea. Los errores le dicen a una célula sana que continúe creciendo y dividiéndose cuando normalmente deja de dividirse y finalmente muere. Cuando esto sucede, la producción de células sanguíneas se vuelve anormal. La médula ósea produce células inmaduras que se convierten en glóbulos blancos leucémicos llamados linfoblastos. Estas células anormales no pueden funcionar correctamente y pueden crear y agrupar células sanas.

No está claro qué causó las mutaciones de ADN que pueden conducir a la leucemia linfocítica aguda. Sin embargo, los médicos han descubierto que la mayoría de los casos de leucemia linfocítica aguda no se heredan.

 La investigación ha encontrado que algunas cosas pueden aumentar el riesgo, que incluyen:

  • Contacto con altos niveles de radiación para tratar otros tipos de cáncer.
  • Contacto con productos químicos como el benceno, un solvente utilizado en refinerías de petróleo y otras industrias y que se encuentra en el humo del cigarrillo.
  • Contacto con algunos productos de limpieza, detergentes y quitamanchas.
  • Infección por linfoma humano de células T / leucemia virus-1 (HTLV-1) o virus de Epstein-Barr (EBV)
  • Tener una afección médica que depende de sus genes, como el síndrome de Down
  • Siendo de la raza blanca
  • Tener un hermano con la enfermedad.
  • Es más común en hombres que en mujeres.

Diagnóstico de leucemia linfoblástica aguda

Las pruebas y los procedimientos utilizados para diagnosticar la leucemia linfoblástica aguda incluyen:

  • Análisis de sangre:  El recuento sanguíneo completo puede ser alto en los glóbulos blancos (leucocitos) o en los glóbulos rojos bajos (eritrocitos) y plaquetas. La prueba de frotis periférico puede indicar la presencia de células blásticas (células inmaduras que normalmente se encuentran en la médula ósea).
  • Prueba de médula ósea: Durante la aspiración de médula ósea, se usa una aguja para extraer una muestra de médula ósea de la cadera o el esternón. La muestra se envía al laboratorio de patología para su análisis en busca de células leucémicas. Los médicos en el laboratorio clasifican las células sanguíneas en tipos específicos según su tamaño, forma y otras características genéticas o moleculares. También buscan algunos cambios en las células cancerosas y determinan si las células leucémicas comienzan con linfocitos B o linfocitos T. Esta información ayuda a su médico a desarrollar un plan de tratamiento.
  • Pruebas de imagen: Las pruebas de imagen, como  rayos X, tomografía computarizada (TC) o ecografía, pueden ayudar a determinar si el cáncer se ha diseminado al cerebro y la médula espinal u otras partes del cuerpo.
  • Prueba de líquido cefalorraquídeo: La prueba de  punción lumbar se puede utilizar para recolectar una muestra de líquido cefalorraquídeo, el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal. La muestra se analiza para ver si las células cancerosas se han diseminado al líquido cefalorraquídeo.

Tratamiento de leucemia linfoblástica aguda

En general, el tratamiento de la leucemia linfocítica aguda se divide en etapas separadas:

  • Terapia de inducción:  El propósito de la primera etapa del tratamiento es matar la mayoría de las células de leucemia en la sangre y la médula ósea y restaurar la producción normal de células sanguíneas.
  • Terapia de consolidación:  Esta fase de tratamiento, también llamada terapia posterior a la remisión, tiene como objetivo eliminar la leucemia que queda en el cuerpo, como el cerebro o la médula espinal.
  • Terapia de mantenimiento:  La tercera etapa del tratamiento evita que las células leucémicas vuelvan a crecer. Los tratamientos utilizados en esta etapa generalmente se administran a una dosis mucho más baja durante mucho tiempo, generalmente a lo largo de los años.
  • Terapia de la médula espinal:  En todas las etapas del tratamiento, las personas con leucemia linfocítica aguda pueden recibir tratamiento adicional para eliminar las células de leucemia ubicadas en el sistema nervioso central. En este tipo de tratamiento, los medicamentos de quimioterapia generalmente se inyectan directamente en el líquido que cubre la médula espinal.

Dependiendo de su condición, las etapas del tratamiento de la leucemia linfocítica aguda pueden tomar de dos a tres años.

Los tratamientos pueden incluir:

  • Quimioterapia: La quimioterapia, que usa medicamentos para matar las células cancerosas, se usa generalmente como terapia de inducción para niños y adultos con leucemia linfocítica aguda. Los medicamentos de quimioterapia también se pueden usar en las etapas de consolidación y mantenimiento.
  • Terapia dirigida: Los medicamentos dirigidos atacan ciertas anormalidades en las células cancerosas que las ayudan a crecer y desarrollarse. Algunas personas con leucemia linfocítica aguda tienen una cierta anormalidad llamada cromosoma Filadelfia. Para estas personas, se pueden usar medicamentos dirigidos para atacar las células que contienen esta anormalidad. La terapia dirigida se puede usar durante o después de la quimioterapia. En tratamientos dirigidos, se pueden usar dasatinib (Sprycel), imatinib (Gleevec), nilotinibin (Tasigna) y ponatinib (Iclusig).
  • Inmunoterapia: Estos medicamentos fortalecen su sistema inmunológico para prevenir o retrasar el crecimiento de las células cancerosas. Blinatumomab (Blincyto) e inotuzumab ozogamycin (Besponsa) son medicamentos en este grupo de medicamentos.
  • Radioterapia: La radioterapia utiliza rayos de alta potencia, como rayos X o protones, para destruir las células cancerosas. Si las células cancerosas se han diseminado al sistema nervioso central, su médico puede recomendarle radioterapia.
  • Trasplante de médula ósea:  Un trasplante de médula ósea, también conocido como trasplante de células madre, puede usarse como terapia de consolidación en personas con alto riesgo de recurrencia o para tratar la recurrencia cuando ocurre. Este procedimiento permite que una persona con leucemia reemplace la médula ósea leucémica de una persona sana con una médula ósea sin leucemia. Un trasplante de médula ósea comienza con altas dosis de quimioterapia o radiación para destruir la médula ósea que produce leucemia. La médula ósea se reemplaza con médula ósea de un donante compatible (trasplante alogénico).
  • Ensayos clínicos: Los ensayos clínicos son experimentos para probar  nuevos tratamientos contra el cáncer y nuevas formas de usar los tratamientos existentes. Si bien los ensayos clínicos le brindan a usted o a su hijo la oportunidad de probar el último tratamiento contra el cáncer, los beneficios y los riesgos del tratamiento pueden ser inciertos. Discuta los beneficios y riesgos de la investigación clínica con su médico.
  • Terapia con células T CAR: Un nuevo tratamiento aprobado por la FDA. Utiliza algunas de sus propias células inmunes llamadas células T para tratar su cáncer. Los médicos eliminan las células de su sangre y le agregan genes y las inyectan nuevamente en su cuerpo. Las nuevas células T pueden encontrar y matar mejor las células cancerosas.

Pronóstico de leucemia linfoblástica aguda

El pronóstico de la leucemia linfoblástica aguda depende de varias cosas:

  • Su edad: Los pacientes jóvenes tienen un mejor pronóstico.
    Las estadísticas de supervivencia relacionadas con la edad se detallan a continuación.
    • En personas de 14 años o menos, más de 90 (más del 90%) de cada 100 personas sobrevivirán 5 años o más después del diagnóstico.
    • Aproximadamente 70 (casi el 70%) de cada 100 personas vivirán durante 5 años o más después del diagnóstico en personas de entre 15 y 24 años.
    • Entre 25 y 64 años, aproximadamente 40 (casi 40%) de cada 100 personas viven durante 5 años o más después del diagnóstico.
    • En las personas mayores de 65 años, aproximadamente 15 (casi el 15%) de cada 100 viven durante 5 años o más después del diagnóstico.
  • Resultados de las pruebas de laboratorio:  si tiene un recuento de glóbulos blancos más bajo cuando se le diagnostica, el pronóstico es mejor.
  • Sus cromosomas: las  personas que no tienen un problema con sus genes llamados cromosomas Filadelfia generalmente tienen un mejor pronóstico.
    Las siguientes anomalías cromosómicas están asociadas con un peor pronóstico.
    • Anormalidades t1 positivas para Ph1 (9; 22)
    • Leucemia reorganizada BCR / ABL
    • t (4; 11)
    • Eliminar el cromosoma 7
    • Trizomi 8
  • Su respuesta a la quimioterapia: El pronóstico es mejor si no hay evidencia de leucemia 4 a 5 semanas después de comenzar el tratamiento.

Necesitará pruebas de seguimiento durante varios años después del tratamiento para verificar su salud general y asegurarse de que el cáncer no haya regresado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here