Leucemia Mieloide Aguda

La leucemia mieloide aguda (LMA) es un tipo de cáncer que afecta la médula ósea y la sangre. También se conoce por varios nombres, como leucemia mielocítica aguda, leucemia mielógena aguda, leucemia granulocítica aguda, leucemia no linfocítica aguda. La leucemia mieloide aguda es la forma más común de leucemia en adultos.

Llamar a la enfermedad aguda significa que está progresando rápidamente. El término mieloide o mielógeno se refiere al tipo de célula que afecta.

Las células mieloides son precursoras de otras células sanguíneas. Por lo general, estas células se convierten en glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos. Sin embargo, en la leucemia mieloide aguda, estas células se desarrollan de manera anormal.

En la leucemia mieloide aguda, las células mieloides mutan y producen erupciones leucémicas. Estas células no funcionan como las células normales. Pueden evitar que el cuerpo produzca células normales y saludables.

Síntomas de leucemia mieloide aguda

Los signos y síntomas generales de las primeras etapas de la leucemia mieloide aguda pueden simular la gripe u otras enfermedades comunes. Los signos y síntomas pueden variar según el tipo de célula sanguínea afectada.

Los signos y síntomas de la leucemia mieloide aguda incluyen:

  • Fuego
  • Dolor de huesos
  • Debilidad y fatiga
  • Dificultad para respirar
  • Piel pálida
  • Infecciones frecuentes
  • Moretones con facilidad
  • Sangrado inusual, como hemorragias nasales frecuentes y sangrado de las encías.
  • Manchas rojas en la piel (petequias)
  • Hígado o bazo inflamado

Causas y factores de riesgo de la leucemia mieloide aguda

La leucemia mieloide aguda es causada por el daño al ADN de las células en desarrollo en la médula ósea. Cuando esto sucede, la producción de células sanguíneas está mal. La médula ósea produce células inmaduras que se convierten en glóbulos blancos leucémicos llamados mieloblastos. Estas células anormales no pueden funcionar correctamente. Se replica rápidamente, reemplazando las células sanas.

En la mayoría de los casos, no está claro qué causa las mutaciones de ADN que causan leucemia. La radiación, la exposición a ciertos químicos y algunos medicamentos de quimioterapia son factores de riesgo conocidos para la leucemia mieloide aguda.

Los factores que pueden aumentar su riesgo de leucemia mieloide aguda incluyen:

  • Aumento de la edad: El riesgo de leucemia mieloide aguda aumenta con la edad. La leucemia mieloide aguda es más común en adultos mayores de 65 años.
  • Sexo: Los hombres tienen más probabilidades de desarrollar leucemia mieloide aguda que las mujeres.
  • Tratamiento previo contra el cáncer: Las personas con algo de quimioterapia y radioterapia pueden tener un mayor riesgo de desarrollar leucemia mieloide aguda.
  • Exposición a la radiación: Las personas expuestas a radiación muy alta, como los sobrevivientes de un accidente en un reactor nuclear, tienen un alto riesgo de desarrollar leucemia mieloide aguda.
  • Exposición a sustancias químicas peligrosas: La exposición a ciertas sustancias químicas, como el benceno, se asocia con un mayor riesgo de leucemia mieloide aguda.
  • Tabaquismo: La leucemia mieloide aguda se debe al humo del cigarrillo, que contiene benceno y otros químicos conocidos que causan cáncer.
  • Otros trastornos de la sangre: Las personas con otro trastorno de la sangre, como la mielodisplasia, la mielofibrosis , la policitemia vera o la trombocitemia , corren el riesgo de desarrollar leucemia mieloide aguda.
  • Trastornos genéticos: Algunos trastornos genéticos, como el síndrome de Down, están asociados con un mayor riesgo de leucemia mieloide aguda.

Muchas personas con leucemia mieloide aguda no tienen factores de riesgo conocidos, y muchas personas con factores de riesgo nunca desarrollan cáncer.

Subtipos de leucemia mieloide aguda

La leucemia mieloide aguda generalmente no forma tumores. Por lo general, es común en la médula ósea y, en algunos casos, se ha diseminado a otros órganos, como el hígado y el bazo. Por lo tanto, la leucemia mieloide aguda no se clasifica como muchos otros tipos de cáncer. El pronóstico de una persona con leucemia mieloide aguda depende de otra información, como el subtipo de leucemia mieloide aguda (determinado por pruebas de laboratorio), la edad del paciente y otros resultados de pruebas de laboratorio, en lugar de la etapa.

Es muy importante conocer el subtipo de leucemia mieloide aguda, porque a veces afecta tanto la perspectiva del paciente como el mejor tratamiento. Por ejemplo, el subtipo de leucemia promielocítica aguda generalmente se trata con medicamentos distintos de los utilizados en otros subtipos de leucemia mieloide aguda. 

Dos de los principales sistemas utilizados para subdividir la leucemia mieloide aguda son la clasificación franco-estadounidense-británica (FAB) y la nueva clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Clasificación franco-estadounidense-británica (FAB)

En la década de 1970, un grupo de especialistas en leucemia franceses, estadounidenses y británicos dividió la LMA en los subtipos M0 a M7, dependiendo del tipo de célula en la que se desarrolló la leucemia y de la madurez de las células. Esto se basó en gran medida en cómo se veían las células de leucemia bajo un microscopio después de la tinción de rutina.

Subtipo FABSubtipo de leucemia mieloide aguda
M0Leucemia mieloblástica aguda con mínima diferenciación.
M1Leucemia mieloblástica aguda sin inmadurez
M2Leucemia mieloblástica aguda con maduración granulocítica.
M3Leucemia promielocítica aguda
M3vVariante aguda leucemia promielocítica (microgranular)
M4Leucemia mielomonocítica aguda
M4 eosLeucemia mielomonocítica eosinofílica aguda
M5aLeucemia monoblástica aguda
M5bLeucemia monocítica aguda
M6Eritroleucemia aguda
M7Leucemia megacarioblástica aguda

Todos los subtipos M0 a M5 comienzan en formas inmaduras de glóbulos blancos. La leucemia mieloide aguda M6 comienza en formas muy inmaduras de glóbulos rojos, mientras que la leucemia mieloide aguda M7 comienza en formas de células inmaduras que producen plaquetas.

Clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

El sistema de clasificación FAB puede ser útil, pero no tiene en cuenta muchos factores que se sabe que afectan el pronóstico en la actualidad. El sistema actualizado más recientemente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2016 incluye algunos de estos factores para tratar de clasificar mejor la leucemia mieloide aguda.

El sistema de la OMS divide la LMA en varios grupos:

Kösemi mieloide agudo (cambios genéticos o cromosómicos) con algunas anomalías genéticas

  • Leucemia mieloide aguda con translocación entre los cromosomas 8 y 21 [t (8; 21)]
  • Leucemia mieloide aguda con translocación o inversión en el cromosoma 16 [t (16; 16) o inv (16)]
  •  APL con gen de fusión PML-RARA
  • Leucemia mieloide aguda con translocación entre los cromosomas 9 y 11 [t (9; 11)]
  • Leucemia mieloide aguda con translocación entre 6 y 9 cromosomas [t (6: 9)]
  • Leucemia mieloide aguda con translocación o inversión en el cromosoma 3 [t (3; 3) o inv (3)]
  • Leucemia mieloide aguda (megacarioblástica) con translocación entre los cromosomas 1 y 22 [t (1:22)]
  • Leucemia mieloide aguda con gen de fusión BCR-ABL1  (  BCR-ABL ) *
  • Leucemia mieloide aguda con gen NPM1 mutado 
  • Leucemia mieloide aguda (es decir, mutaciones en ambas copias del gen), que son mutaciones biliares del  gen  CEBPA
  • Leucemia mieloide aguda con gen RUNX1 mutado  *

* Esto sigue siendo un “activo temporal”, por lo que aún no está claro si existe evidencia suficiente de que se trata de un grupo único.

Leucemia mieloide aguda con cambios relacionados con mielodisplasia.

Leucemia mieloide aguda relacionada con quimioterapia previa o radiación

A menos que se indique lo contrario, leucemia mieloide aguda  (esto incluye casos de LMA que no están en uno de los grupos anteriores y son similares a la clasificación FAB).

  • LMA (FAB M0) con mínima diferenciación
  • LMA inmadura (FAB M1)
  • Maduración de LMA (FAB M2)
  • Leucemia mielomonocítica aguda (FAB M4)
  • Leucemia monoblástica / monocítica aguda (FAB M5)
  • Leucemia eritroide pura (FAB M6)
  • Leucemia megacarioblástica aguda (FAB M7)
  • Leucemia basofílica aguda
  • Panmielosis aguda con mielofibrosis

Sarcoma mieloide (también conocido como sarcoma granulocítico o cloroma)

Proliferaciones mieloides debidas al síndrome de Down.

Las leucemias agudas indiferenciadas y bifenotípicas  definitivamente no son leucemia mieloide aguda, sino leucemias con propiedades tanto linfocíticas como mieloides. A veces se denominan  leucemias agudas de fenotipo mixto (MPAL)  .

Diagnóstico de leucemia mieloide aguda

Si tiene signos o síntomas de leucemia mieloide aguda, su médico puede recomendarle que se someta a pruebas de diagnóstico, que incluyen:

  • Análisis de sangre:  El recuento sanguíneo completo y la prueba de frotis periférico tienen un gran papel en el diagnóstico de leucemia. La mayoría de las personas con leucemia mieloide aguda tienen demasiados glóbulos blancos y no hay suficientes glóbulos rojos ni plaquetas. La presencia de células blásticas (células inmaduras que normalmente se encuentran en la médula ósea pero que no circulan en la sangre) es otro indicador de leucemia mieloide aguda.
  • Biopsia de médula ósea:  El análisis de sangre puede dar una idea del diagnóstico de leucemia, pero generalmente se requiere una prueba de médula ósea para confirmar el diagnóstico. Durante una biopsia de médula ósea, se usa una aguja para extraer una muestra de la médula ósea. Por lo general, la muestra se toma del hueso de la cadera (cresta ilíaca posterior). La muestra se envía a un laboratorio de patología para su análisis.
  • Punción lumbar (líquido cefalorraquídeo):  En algunos casos, puede ser necesario extraer parte del líquido alrededor de la médula espinal para controlar las células leucémicas. Su médico puede recolectar este líquido insertando una pequeña aguja en el canal espinal de su cintura.
  • Pruebas genómicas: Las pruebas de laboratorio para las células de leucemia pueden encontrar cambios genéticos o mutaciones, así como identificar genes específicos, cambios cromosómicos y otros problemas específicos de leucemia. Esto puede ayudarlo a determinar su pronóstico y guiar su tratamiento.

Si su médico sospecha de leucemia, puede derivarlo a un médico especializado en cáncer de sangre (hematólogo u oncólogo médico).

Tratamiento de leucemia mieloide aguda

El tratamiento de la leucemia mieloide aguda depende de varios factores, incluido el subtipo de la enfermedad, su edad, su estado general de salud y sus preferencias.

En general, el tratamiento tiene dos etapas:

  • Terapia de inducción de remisión: El propósito de la primera etapa del tratamiento es matar las células de leucemia en la sangre y la médula ósea. Sin embargo, la inducción de la remisión generalmente no borra todas las células de leucemia, por lo que necesita más tratamiento para evitar que la enfermedad regrese.
  • Terapia de consolidación: Esta fase de tratamiento, también llamada terapia posterior a la remisión, terapia de mantenimiento o intensificación, tiene como objetivo destruir las células de leucemia restantes. Es muy importante reducir el riesgo de recaída.

Las terapias utilizadas en estas etapas incluyen:

  • Quimioterapia: La quimioterapia es la principal forma de terapia de inducción de remisión, pero también se puede usar para la terapia de consolidación. La quimioterapia utiliza productos químicos para eliminar las células cancerosas en su cuerpo. Los pacientes con leucemia mieloide Akt a menudo permanecen en el hospital durante los tratamientos de quimioterapia porque los medicamentos destruyen muchas células sanguíneas normales en el proceso de matar células leucémicas. Si el primer ciclo de quimioterapia no causa remisión, puede repetirse.
  • Terapia dirigida: La terapia dirigida utiliza medicamentos que atacan ciertas vulnerabilidades en las células cancerosas. La midostaurina (Rydapt) detiene la acción de una enzima en las células leucémicas y hace que las células mueran. La midostaurina solo es útil para las personas con células cancerosas que tienen la mutación FLT3. Este medicamento se administra en forma de píldora.
  • Otros tratamientos farmacológicos: El trióxido de arsénico (Trisenox) y el ácido retinoico todo trans (ATRA) son medicamentos contra el cáncer que se pueden usar solos o en combinación con quimioterapia para la inducción de remisión de un subtipo particular de leucemia mieloide llamada leucemia promielocítica. Estos medicamentos hacen que las células leucémicas con una mutación genética específica maduren y dejen de morir o de dividirse.
  • Trasplante de médula ósea: Un trasplante de médula ósea, también llamado trasplante de células madre, puede usarse para la terapia de consolidación. El trasplante de médula ósea ayuda a restaurar las células madre sanas al reemplazar la médula ósea sana con células madre libres de leucemia. Antes de un trasplante de médula ósea, recibe dosis muy altas de quimioterapia o radioterapia para destruir la médula ósea que produce leucemia. Luego recibirá infusiones de células madre de un donante compatible (trasplante alogénico). Si está en remisión antes y sus células madre sanas se extraen y almacenan para un trasplante futuro, también puede tomar sus propias células madre (trasplante autólogo).
  • Ensayos clínicos: Algunas personas con leucemia eligen inscribirse en ensayos clínicos para probar tratamientos experimentales o nuevas combinaciones de tratamientos conocidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here