Ooforitis

La ooforitis es un término para la inflamación ovárica y la enfermedad inflamatoria pélvica. Se utilizan tres términos diferentes para describir la enfermedad. Aunque parecen iguales, representan situaciones diferentes. La ooforitis se usa a menudo para la inflamación de los ovarios. La afección en la que los ovarios se inflaman junto con las trompas de Falopio se llama ooforitis salpingo, mientras que la afección en la que el sistema inmunológico ataca las células ováricas se llama ooforitis autoinmune.

Los síntomas de la ooforitis

La ooforitis a veces no causa ningún síntoma. Es posible que no se diagnostique hasta que experimente un dolor pélvico repentino y severo.

Otras veces, los síntomas pueden ser leves y difíciles de reconocer como algo fuera de lo común. 

Los síntomas comunes de la ooforitis se enumeran a continuación.

  • Dolor en la parte inferior del abdomen y la pelvis.
  • Sangrado menstrual más abundante de lo normal
  • Sangrado entre ciclos menstruales
  • Dolor o sangrado durante el coito
  • Secreción vaginal de olor fuerte
  • Sensación de ardor o dolor al orinar.
  • Dificultad para orinar

Estos síntomas pueden aparecer de forma gradual o repentina. También puede aumentar en severidad con el tiempo. 

A medida que se retrasa el diagnóstico, pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Fuego
  • Agitar
  • Vómitos

Causas de la ooforitis

La ooforitis suele ser el resultado de infecciones de transmisión sexual como la clamidia y la gonorrea.

Las bacterias también pueden ingresar al tracto reproductivo desde su cuello uterino. Las causas más comunes de esta afección son:

  • Espiral insertada incorrectamente (RIA)
  • Durante el aborto
  • Después de un aborto espontáneo
  • Al nacer

No está claro qué causa la ooforitis autoinmune.

Diagnóstico de ooforitis

Después de revisar sus síntomas y su historial médico, su médico le realizará un examen físico. También realizará pruebas para determinar si hay una infección subyacente o alguna anomalía en los ovarios y las trompas de Falopio.

Estas pruebas incluyen:

  • Análisis de sangre y orina: Estos análisis se utilizan para determinar el recuento de glóbulos blancos y buscar marcadores de inflamación. También ayudan a su médico a descartar otros diagnósticos como la cistitis.
  • Examen pélvico: Esto le permite a su médico buscar signos de enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Ecografía pélvica: Esta prueba de imágenes se usa para ver sus órganos internos. Tanto la ecografía transabdominal como la transvaginal le brindan a su médico mucha información del abdomen. También le permite evaluar el tamaño de sus ovarios y determinar si hay un quiste o un absceso.
  • Laparoscopia: Si su médico sospecha salpingo-ooforitis, utilizará esta prueba quirúrgica para ver sus trompas de Falopio. Para hacer esto, insertará una cámara delgada e iluminada a través de una incisión en la parte inferior del abdomen. Esto les permite ver sus órganos pélvicos y eliminar cualquier obstrucción.

 Tratamiento de la ooforitis

La causa subyacente determinará sus opciones de tratamiento. Por ejemplo, si tiene una infección de transmisión sexual activa, su médico le recetará antibióticos. Además, los abscesos se pueden tratar con antibióticos.

En algunos casos, puede ser necesaria una cirugía para drenar los abscesos infectados. La cirugía se puede utilizar para eliminar bloqueos o adherencias pélvicas.

Las mujeres con ooforitis autoinmune pueden beneficiarse de la terapia de reemplazo hormonal. También pueden necesitar tratamientos especiales para su afección subyacente.

Si siente dolor, se pueden usar analgésicos y aplicación de calor.

¿Qué sucede si no se trata la ooforitis?

Si no se trata la ooforitis, puede causar un daño extenso a los ovarios y las trompas de Falopio. El daño de las trompas de Falopio puede aumentar las posibilidades de un embarazo ectópico.

A veces, el daño de Falopio puede causar una infección. Si la infección no se trata y el absceso estalla, puede provocar sepsis. La sepsis puede poner en peligro la vida.

Si se trata a tiempo, la ooforitis infecciosa puede tratarse antes de que afecte su fertilidad. Si el tratamiento se retrasa, el tejido cicatricial y las obstrucciones pueden comprometer su fertilidad. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here