Síndrome de Cushing

El síndrome de Cushing es una enfermedad causada por niveles altos de cortisol. También se conoce como hipercortisolismo. El síndrome de Cushing puede ser causado por su cuerpo que produce demasiada hormona cortisol o por tomar medicamentos corticosteroides orales durante mucho tiempo. Esta enfermedad es más común en mujeres.

Síntomas del síndrome de Cushing

Los síntomas del síndrome de Cushing se enumeran a continuación:

  • Aumento de peso
  • Acumulación excesiva de grasa en la cara, cara en forma de luna
  • Joroba como resultado de la acumulación de grasa entre los hombros (joroba de búfalo)
  • Grietas de color púrpura oscuro y rosa en el abdomen, brazos y piernas
  • Fácil formación de moretones en la piel.
  • Cicatrización difícil de heridas en la piel.
  • Fatiga, debilidad
  • Acné
  • Irregularidades menstruales y crecimiento excesivo de vello en mujeres.
  • Nivel alto de azúcar en sangre
  • No bebas mucha agua
  • Micción frecuente
  • Osteoclasis
  • Presión arterial alta (hipertensión)
  • Dolores de cabeza frecuentes
  • Problemas de humor, ansiedad, irritabilidad, depresión.
  • Mayor incidencia de infecciones
  • Bajo rendimiento sexual y falta de deseo sexual.
  • Problemas de fertilidad

Causas del síndrome de Cushing

El síndrome de Cushing es causado por un exceso de hormona cortisol. La hormona cortisol es producida por las glándulas suprarrenales.

La hormona cortisol ayuda a las funciones de su cuerpo, que incluyen:

  • Regula la presión arterial y el sistema cardiovascular.
  • Reduce la respuesta inflamatoria del sistema inmunológico y tiene un efecto sobre la inflamación.
  • Permite la conversión de carbohidratos, grasas y proteínas en energía.
  • Equilibra los efectos de la insulina.
  • Controla la respuesta al estrés.

Su cuerpo puede producir altos niveles de cortisol por varias razones, que incluyen:

  • Altos niveles de estrés, incluido el estrés relacionado con una enfermedad aguda, una cirugía, una lesión o un embarazo, especialmente en el último trimestre.
  • Alto rendimiento atlético
  • No hay suficiente alimentación
  • Alcoholismo
  • Depresión, trastornos de pánico o altos niveles de estrés emocional.

Corticoesteroides

La causa más común del síndrome de Cushing es el uso de altas dosis de corticosteroides como la prednisona durante un período prolongado. 

Las dosis altas de esteroides inyectables para el tratamiento del dolor de espalda también pueden causar el síndrome de Cushing. Sin embargo, los esteroides en dosis bajas en forma de inhaladores y cremas recetados para el eccema, como los que se usan para el asma, generalmente no causan el síndrome de Cushing.

Tumores

Varios tipos de tumores también pueden conducir a una alta producción de cortisol.

Algunos de estos incluyen:

  • Tumores de la glándula pituitaria (adenoma pituitario): La glándula pituitaria estimula la producción de cortisol en las glándulas suprarrenales a través de la hormona adrenocorticotrópica (ACTH). Los tumores de la glándula pituitaria causan el síndrome de Cushing al liberar demasiada hormona adrenocorticotrópica (ACTH). El síndrome de Cushing, que es causado por la glándula pituitaria que produce un exceso de ACTH y provoca una elevación del cortisol, también se denomina enfermedad de Cushing.
  • Tumores ectópicos: Son tumores fuera de la glándula pituitaria. Suelen aparecer en el pulmón, el páncreas, la tiroides o el timo.
  • Anomalía o tumor de la glándula suprarrenal: Una anomalía o un tumor suprarrenal puede provocar una producción irregular de cortisol que puede causar el síndrome de Cushing.
  • Síndrome de Cushing familiar: Aunque el síndrome de Cushing no se hereda típicamente, es posible tener una propensión hereditaria a desarrollar tumores de las glándulas endocrinas.

Enfermedad primaria de la glándula suprarrenal

Los trastornos de las glándulas suprarrenales pueden hacer que produzcan demasiado cortisol. El más común es un tumor no canceroso de la corteza suprarrenal llamado adenoma suprarrenal, pero solo una pequeña fracción de los adenomas produce demasiado cortisol. Los tumores cancerosos de la corteza suprarrenal son raros, pero también pueden causar el síndrome de Cushing. Ocasionalmente, el agrandamiento nodular benigno de ambas glándulas suprarrenales puede causar el síndrome de Cushing.

Diagnóstico del síndrome de Cushing

Será fácil diagnosticar su enfermedad si tiene síntomas específicos del síndrome de Cushing (joroba de búfalo, cara en forma de luna), pero si no tiene síntomas específicos en las primeras etapas, si tiene síntomas generales que solo pueden ser causados ​​por Muchas enfermedades, como el aumento de peso y la fatiga, el diagnóstico de la enfermedad puede ser un poco difícil.

Es importante consultar a un endocrinólogo para un diagnóstico de síndrome de Cushing.

Su médico puede ordenar pruebas de laboratorio para diagnosticar la enfermedad, que incluyen:

  • Prueba de cortisol en orina de 24 horas: Para  esta prueba, se le pedirá que recolecte su orina durante un período de 24 horas. En esta orina recolectada más tarde, se evaluarán los niveles de cortisol.
  • Medición de cortisol en saliva: Los niveles de cortisol tienen valores diferentes en distintos momentos del día. Esta prueba mide el nivel de cortisol en una muestra de saliva recolectada en ciertos momentos durante el día para ver si los niveles de cortisol son demasiado altos.
  • Prueba de supresión de dosis baja de dexametasona: Para esta prueba, se le administrará una dosis de dexametasona a última hora de la noche. Se analizará su sangre para determinar los niveles de cortisol por la mañana. Normalmente, la dexametasona hace que bajen los niveles de cortisol. Esto no sucederá si tiene síndrome de Cushing.
  • Prueba de la hormona adrenocorticotropina (ACTH) en sangre: Se miden los niveles de ACTH en la sangre. Los niveles bajos de ACTH y los niveles altos de cortisol pueden indicar la presencia de un tumor en las glándulas suprarrenales.
  • Prueba de estimulación de la hormona liberadora de corticotropina (CRH): En esta prueba, se administra una dosis de CRH. Esto aumentará los niveles de ACTH y cortisol en personas con tumores pituitarios.
  • Prueba de supresión de dosis alta de dexametasona: Es la misma que la prueba de dosis baja, excepto que se usa una dosis más alta de dexametasona. Si sus niveles de cortisol bajan, es posible que tenga un tumor pituitario. De lo contrario, es posible que tenga un tumor ectópico.
  • Muestreo del seno petroso: Se extrae sangre de una vena cercana a la pituitaria y también de una vena distal de la pituitaria. Se administra una dosis de CRH. Los niveles altos de ACTH en la sangre cerca de la hipófisis pueden indicar un tumor hipofisario. Niveles similares de ambas muestras indican un tumor ectópico.
  • Pruebas de imágenes: Pueden incluir cosas como tomografías computarizadas y resonancias magnéticas. Se utilizan para visualizar las glándulas suprarrenales y pituitarias para detectar tumores.

Tratamiento del síndrome de Cushing

El objetivo principal de los tratamientos para el síndrome de Cushing es reducir el nivel alto de cortisol. El mejor tratamiento depende de la causa del síndrome. Las opciones incluyen:

Reducir el uso de corticosteroides

Si la causa del síndrome de Cushing es el uso prolongado de medicamentos corticosteroides, su médico puede controlar la afección mientras mantiene bajo control los signos y síntomas del síndrome de Cushing al reducir la dosis del medicamento durante un período de tiempo. No reduzca la dosis de los medicamentos corticosteroides ni deje de tomarlos por su cuenta sin consultar a su médico. Haga esto solo bajo la supervisión de su médico.

La interrupción repentina de estos medicamentos puede provocar niveles insuficientes de cortisol. Los medicamentos corticosteroides que se reducen lentamente le permiten al cuerpo mantener la producción normal de cortisol.

Operación

Si la causa del síndrome de Cushing es un tumor, su médico puede recomendar la extirpación quirúrgica completa. Los tumores hipofisarios generalmente los extrae un neurocirujano con una operación que se puede realizar a través de la nariz. Para un tumor en las glándulas suprarrenales, los pulmones o el páncreas, el cirujano puede extirparlo con una cirugía estándar o con técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas a través de incisiones más pequeñas.

Después de la cirugía, deberá tomar medicamentos de reemplazo de cortisol para proporcionar a su cuerpo la cantidad correcta de cortisol. En la mayoría de los casos, eventualmente volverá a la producción normal de hormonas suprarrenales y su médico puede reducir los medicamentos de sustitución. Su endocrinólogo utilizará análisis de sangre para ayudar a determinar si necesita un reemplazo de cortisol y cuándo se puede suspender.

Sin embargo, este proceso puede tardar un año o más. En algunos casos, las personas con síndrome de Cushing nunca regresan a la función suprarrenal normal. Entonces necesitan una terapia de reemplazo de por vida.

Radioterapia

Si el cirujano no puede extirpar completamente el tumor pituitario, generalmente recomendará radioterapia además de la cirugía. Solo se puede usar radiación en personas que no son candidatas adecuadas para la cirugía.

La radiación se puede administrar en pequeñas dosis durante un período de seis semanas o mediante una técnica llamada radiocirugía estereotáctica. En el segundo procedimiento, se administra al tumor una gran dosis de radiación de una sola inyección, lo que minimiza la exposición a la radiación en los tejidos circundantes.

Medicamento

Se pueden usar medicamentos para controlar la producción de cortisol cuando la cirugía y la radiación no funcionan. Se pueden usar medicamentos para mejorar los signos y síntomas antes de la cirugía y para minimizar el riesgo quirúrgico en personas muy enfermas con síndrome de Cushing. Es posible que el tratamiento médico no cure por completo todos los síntomas del exceso de cortisol.

Los medicamentos que controlan la producción excesiva de cortisol en la glándula suprarrenal incluyen ketoconazol, mitotano (Lysodren) y metirapona (Metopirone).

La mifepristona (Korlym, Mifeprex) está aprobada para personas con síndrome de Cushing que tienen diabetes tipo 2 o intolerancia a la glucosa. La mifepristona no reduce la producción de cortisol, pero bloquea el efecto del cortisol en sus tejidos.

Los efectos secundarios de estos medicamentos incluyen fatiga, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, dolores musculares, presión arterial alta, niveles bajos de potasio e hinchazón. Algunos tienen efectos secundarios más graves, como efectos secundarios neurológicos y toxicidad hepática.

En el tratamiento se utilizan medicamentos más nuevos para el síndrome de Cushing, pasireotida (Signifor) en forma de inyección dos veces al día y oscillodrostat (Isturisa), una pastilla. Aparte de estos, está disponible en nuevos fármacos en desarrollo.

En algunos casos, el tratamiento del tumor hace que la glándula pituitaria o suprarrenal no produzca suficientes otras hormonas. En tales casos, su médico le recomendará medicamentos de reemplazo hormonal.

Si ninguna de estas opciones de tratamiento es adecuada o eficaz, su médico puede recomendar la extirpación quirúrgica de las glándulas suprarrenales (adrenalectomía bilateral). Este procedimiento mejorará la producción excesiva de cortisol, pero deberá tomar medicamentos de por vida.

Recomendaciones de nutrición y estilo de vida

Algunos consejos dietéticos para personas con síndrome de Cushing incluyen:

  • Controle su ingesta de calorías: Es importante realizar un seguimiento de su ingesta de calorías, ya que el aumento de peso es uno de los principales síntomas del síndrome de Cushing.
  • Trate de evitar beber alcohol: El consumo de alcohol se ha asociado específicamente con un aumento en los niveles de cortisol. Por tanto, será útil limitar la ingesta de alcohol.
  • Tenga en cuenta su nivel de azúcar en la sangre: El síndrome de Cushing puede provocar un nivel alto de azúcar en la sangre, así que trate de no comer alimentos que puedan causar picos de azúcar en la sangre. Es importante ingerir alimentos con bajo índice glucémico y carga glucémica.
  • Reducir el sodio: El síndrome de Cushing también se asocia con la presión arterial alta (hipertensión). Por lo tanto, trate de limitar su ingesta de sodio. Algunas formas fáciles de hacer esto son evitar agregar sal a los alimentos y leer atentamente las etiquetas de los alimentos para verificar su contenido de sodio.
  • Asegúrese de consumir suficiente calcio y vitamina D: El síndrome de Cushing puede debilitar sus huesos y hacerlo propenso a romperse. Tanto el calcio como la vitamina D pueden ayudar a fortalecer los huesos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here