Cardiopatía Congénita

La cardiopatía congénita o defecto cardíaco congénito es una anomalía cardíaca congénita. La cardiopatía congénita puede afectar:

  • Paredes del corazón
  • Válvulas cardíacas
  • Vasos

Hay muchos defectos cardíacos congénitos. El curso de la enfermedad puede variar desde afecciones simples que no causan síntomas hasta síntomas que amenazan la vida.

Las cardiopatías congénitas son el grupo de anomalías congénitas más frecuente en 8 de cada 1000 nacidos vivos.

Los tratamientos para la enfermedad cardíaca congénita han mejorado significativamente en las últimas décadas, por lo que casi todos los niños con defectos cardíacos sobreviven hasta la edad adulta. Algunos necesitan tratamiento constante y apoyo para defectos cardíacos a lo largo de sus vidas. Sin embargo, muchos de los pacientes continúan llevando una vida activa y productiva.

Tipos de cardiopatías congénitas

Aunque hay muchos tipos diferentes de defectos cardíacos congénitos, se pueden dividir en tres categorías principales:

  • Defectos de las válvulas cardíacas : es posible que las válvulas que dirigen el flujo sanguíneo en el corazón no se cierren por completo ni tengan fugas. Esto afecta negativamente la capacidad del corazón para bombear sangre adecuadamente.
  • Defectos de la pared del corazón : las paredes del corazón ubicadas entre los lados izquierdo y derecho del corazón y sus compartimentos superior e inferior pueden no desarrollarse adecuadamente, lo que hace que la sangre regrese al corazón o se acumule donde no pertenece. Los defectos de la pared del corazón ejercen presión sobre el corazón para que trabaje más, lo que puede causar presión arterial alta.
  • Defectos del vaso: las arterias y venas que llevan sangre al corazón y al cuerpo pueden no funcionar correctamente. Esto puede reducir o prevenir el flujo sanguíneo y provocar diversas complicaciones de salud.

Enfermedad cardíaca congénita cianótica y acianótica

Muchos médicos clasifican la cardiopatía congénita como cardiopatía congénita cianótica y cardiopatía congénita acianótica. Ambos tipos de corazón no pueden bombear sangre tan eficientemente como deberían. La principal diferencia es que la cardiopatía congénita cianótica causa niveles bajos de oxígeno en la sangre y la cardiopatía congénita acianótica no causa niveles bajos de oxígeno. Los bebés con bajos niveles de oxígeno pueden experimentar dificultad para respirar y un tinte azulado en la piel. Los bebés con suficiente oxígeno en la sangre no muestran estos síntomas, pero pueden desarrollar complicaciones que pueden ocurrir más tarde, como presión arterial alta.

¿Cuáles son los síntomas de la cardiopatía congénita?

La cardiopatía congénita a menudo se detecta durante la ecografía del embarazo (ecocardiografía fetal). Por ejemplo, si su médico escucha un latido cardíaco anormal, puede realizar ciertas pruebas para investigar más el problema. Estos pueden incluir un ecocardiograma, una radiografía de tórax o una resonancia magnética. Si se confirma el diagnóstico, su médico se asegurará de que haya especialistas apropiados (especialista en cardiología pediátrica) disponibles al nacer.

En algunos casos, puede tomar tiempo para que aparezcan los síntomas de defectos cardíacos congénitos. Los recién nacidos con defectos cardíacos pueden experimentar:

  • Labios azulados, piel, dedos
  • Falta de aliento
  • Dificultad nutricional
  • Bajo peso al nacer
  • Dolor en el pecho
  • Retraso del crecimiento

En algunos casos, los síntomas de defectos cardíacos congénitos pueden no aparecer muchos años después del nacimiento. Cuando se desarrollan los síntomas, pueden incluir:

  • Ritmos cardíacos anormales
  • Mareos
  • Falta de aliento
  • desmayo
  • Hinchazón
  • Fatiga

Causas de la cardiopatía congénita

La cardiopatía congénita ocurre como resultado de un problema de desarrollo temprano en la estructura del corazón. El defecto generalmente interfiere con el flujo sanguíneo normal en el corazón, lo que puede afectar la respiración. Si bien los investigadores no están completamente seguros de por qué el corazón no se desarrolla adecuadamente, las causas sospechosas incluyen:

  • El defecto cardíaco puede ser heredado.
  • Tomar algunos medicamentos recetados durante el embarazo pone a un niño en mayor riesgo de insuficiencia cardíaca.
  • El uso de alcohol o drogas ilegales durante el embarazo puede aumentar el riesgo de un defecto cardíaco en un niño.
  • Las madres que han tenido una infección viral en el primer trimestre del embarazo tienen más probabilidades de dar a luz a un niño con un defecto cardíaco.
  • Los niveles altos de azúcar en la sangre que ocurren con la diabetes pueden afectar el desarrollo del niño.

Diagnóstico de cardiopatía congénita

El examen más importante utilizado para el diagnóstico antes del nacimiento es la ecocardiografía fetal. Además de la ecocardiografía fetal, se pueden usar pruebas como análisis de sangre y amniocentesis para la detección de anomalías.

La ecocardiografía, la electrocardiografía, la angiografía, los análisis de sangre, la bt cardíaca, la resonancia magnética cardíaca, la radiografía de tórax, la prueba de esfuerzo se pueden utilizar para el diagnóstico posnatal.

Tratamiento de enfermedad cardíaca congénita

El tratamiento de la cardiopatía congénita depende del tipo y la gravedad del defecto. Algunos bebés tienen defectos cardíacos leves que se curan con el tiempo. Otros pueden tener defectos graves que requieren un tratamiento extenso. En estos casos, el tratamiento puede incluir:

Tratamiento farmacológico

Existen varios medicamentos que pueden ayudar al corazón a funcionar de manera más eficiente. Otros también se pueden usar para evitar la formación de coágulos sanguíneos o para controlar un latido cardíaco irregular.

Dispositivos cardíacos implantables

Se pueden implantar algunas complicaciones asociadas con defectos cardíacos congénitos, marcapasos y desfibriladores cardioversores (DAI). El marcapasos puede ayudar a regular una frecuencia cardíaca anormal y un DAI puede corregir latidos irregulares potencialmente mortales.

Procedimientos de catéter

Las técnicas de cateterismo permiten a los médicos reparar algunos defectos cardíacos congénitos sin abrir quirúrgicamente el tórax y el corazón. Durante estos procedimientos, el médico insertará un tubo delgado en una vena de la pierna y lo dirigirá al corazón. Una vez que el catéter esté en la posición correcta, el médico usará pequeños instrumentos que se pasan a través del catéter para corregir el defecto.

Cirugía a corazón abierto

Este tipo de cirugía puede ser necesaria si los procedimientos de catéter no son suficientes para reparar defectos cardíacos congénitos. El cirujano puede realizar una cirugía a corazón abierto para cerrar los agujeros en el corazón, reparar las válvulas cardíacas o ensanchar los vasos.

Trasplante de corazón

En casos raros, cuando el defecto cardíaco congénito es demasiado complejo para ser corregido, se puede requerir un trasplante de corazón. Durante este procedimiento, el corazón del niño es reemplazado por un corazón sano de un donante.