Anemia Hemolítica Autoinmune

La anemia hemolítica autoinmune es una enfermedad rara de los glóbulos rojos y un trastorno inmunológico. Ocurre cuando el cuerpo produce anticuerpos que destruyen los glóbulos rojos. Entonces, cuando el sistema inmunológico no funciona correctamente, mezcla glóbulos rojos con sustancias no deseadas y los ataca, provocando su muerte prematura. Esto deja a la persona sin suficientes glóbulos rojos.

Normalmente, los glóbulos rojos viven en el cuerpo durante 100 a 120 días. En casos graves de anemia hemolítica autoinmune, las células solo pueden sobrevivir unos días.

Es una afección poco común que suele ser temporal en los niños. Sin embargo, en algunos adultos, la anemia hemolítica autoinmune puede ser una afección a largo plazo que se repite con frecuencia.

Causas de la anemia hemolítica autoinmune

Las causas de la anemia hemolítica autoinmune pueden ser las siguientes.

  • Exposición a ciertas toxinas o químicos.
  • Efectos secundarios de los medicamentos utilizados.
  • Complicación de una infección
  • Recibir una transfusión de sangre que no coincide con el tipo de sangre de la persona.
  • Tipo de sangre de un feto diferente al de su madre
  • Algunos tipos de cancer

Tipos autoinmunitarios de anemia hemolítica

Hay dos métodos diferentes para clasificar la anemia hemolítica autoinmune. Estos son anemia hemolítica autoinmune caliente, anemia hemolítica autoinmune fría y anemia hemolítica autoinmune primaria, anemia hemolítica autoinmune secundaria.

Anemia hemolítica autoinmune caliente

Esta condición también se llama hemólisis caliente. La anemia hemolítica autoinmune caliente involucra anticuerpos IgG. Estos se unen a los glóbulos rojos a 37 ° C o temperatura corporal normal. Esto representa el 80-90 por ciento de los casos de anemia hemolítica autoinmune.

Los síntomas generalmente ocurren gradualmente durante un período de varias semanas a meses. Sin embargo, a veces pueden aparecer repentinamente en unos pocos días.

Síntomas:

  • Piel pálida o amarillenta
  • Cansancio
  • Mareo
  • Palpitos del corazon

Anemia hemolítica autoinmune fría

Esta condición también se llama hemólisis caliente. En la anemia hemolítica autoinmune fría, los autoanticuerpos IgM o las aglutininas frías se unen a los glóbulos rojos cuando la sangre se expone a temperaturas frías, especialmente 0 ° – 4 ° C. Esto representa del 10 al 20 por ciento de los casos de anemia hemolítica autoinmune.

Una persona con anemia hemolítica autoinmune fría debe mantenerse abrigada porque un ambiente frío puede empeorar los síntomas.

El clima frío o la infección viral pueden desencadenar síntomas que incluyen:

  • Fatiga y mareos
  • Piel pálida o amarillenta
  • Manos y pies fríos
  • Dolor en el pecho y la parte posterior de las piernas.
  • Vómitos o diarrea
  • Dolor y decoloración azul en manos y pies.
  • Enfermedad de Raynaud
  • Varios problemas cardíacos como arritmia, insuficiencia cardíaca

Anemia hemolítica autoinmune primaria o secundaria

La anemia hemolítica autoinmune también puede ser primaria o secundaria.

  • La anemia hemolítica autoinmune primaria es el tipo que no está asociado con otra afección subyacente.
  • La anemia hemolítica autoinmune secundaria  es el tipo que tiene un vínculo con otra afección.

Las enfermedades autoinmunes que están o pueden estar relacionadas con la anemia hemolítica autoinmune secundaria incluyen:

  • Artritis reumatoide
  • Lupus eritematoso sistémico (LES)
  • Síndrome de Sjogren
  • Colitis ulcerosa
  • Enfermedad de tiroides
  • Tiroiditis de Hashimoto
  • Enfermedad renal prolongada
  • Otras condiciones que debilitan el sistema inmunológico

Algunos virus comunes pueden desencadenar anemia hemolítica autoinmune. A menudo, los anticuerpos y la anemia desaparecen después de la infección.

Los virus que parecen estar relacionados con la anemia hemolítica autoinmune incluyen:

  • Neumonía por micoplasma
  • Virus de Epstein-Barr (EBV)
  • Sarampión
  • Paperas
  • Rubéola
  • Varicela
  • Hepatitis
  • VIH
  • Citomegalovirus

Estos virus pueden desencadenar cambios en los anticuerpos que pueden provocar anemia hemolítica autoinmune.

Los tipos de medicamentos que, en casos raros, pueden desencadenar cambios que conducen a la anemia hemolítica autoinmune incluyen:

  • Penicilinas
  • Cefalosporinler
  • Tetraciclinas
  • Eritromicina
  • Paracetamol
  • Ibuprofeno

Una persona también puede contraer anticuerpos de su madre al nacer, pero esto es poco común.

Síntomas de anemia hemolítica autoinmune

Los síntomas comunes de la anemia hemolítica autoinmune incluyen:

  • Fiebre leve
  • Debilidad y fatiga
  • Dificultad para pensar y concentrarse.
  • Palidez
  • Latidos rápidos
  • Dificultad para respirar
  • Piel amarillenta o ictericia
  • Orina oscura
  • Dolores musculares
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas, vómitos y diarrea
  • Mareos al ponerse de pie
  • Respiración dificultosa
  • Dolor en la lengua
  • Palpitos del corazon

Anemia hemolítica autoinmune en niños

La anemia hemolítica autoinmune puede ocurrir en niños. Según la Universidad de Chicago, menos de 0,2 de cada 100.000 personas desarrollan anemia hemolítica autoinmune antes de los 20 años. Las tasas más altas se encuentran en niños en edad preescolar.

Cuando la anemia hemolítica autoinmune ocurre en niños, generalmente es el resultado de un virus o una infección.

A menudo no hay necesidad de tratamiento y los síntomas se resuelven sin intervención. Los niños que necesitan tratamiento recibirán las mismas opciones de tratamiento que los adultos.

Diagnóstico de anemia hemolítica autoinmune

Un médico le preguntará acerca de los síntomas y le realizará un examen físico. Luego, pueden ordenar algunos análisis de sangre y orina para ayudar al diagnóstico.

Hemograma completo

El recuento sanguíneo completo mide la cantidad y la proporción de células que componen la sangre. Con este examen se miden los niveles de hemoglobina y hematocrito.

  • La hemoglobina es una proteína que transporta oxígeno por todo el cuerpo.
  • El hematocrito muestra la cantidad de espacio que ocupan los glóbulos rojos.

Los niveles bajos de ambos pueden ser un signo de anemia.

Pruebas de Coombs

Estos análisis de sangre buscan la presencia de anticuerpos que pueden afectar a los glóbulos rojos.

Recuento de reticulocitos

Este análisis de sangre mide los niveles de reticulocitos, que son glóbulos rojos inmaduros. Puede determinar si la médula ósea está produciendo glóbulos rojos a un ritmo adecuado.

El rango será mayor si hay niveles bajos de hemoglobina en el cuerpo debido a sangrado o destrucción de glóbulos rojos. La producción alta de glóbulos rojos puede ser un signo de anemia.

Prueba de bilirrubina

El hígado produce bilirrubina, una sustancia de color amarillo que se encuentra en la bilis. El análisis de sangre puede medir la cantidad de bilirrubina en la sangre.

Cuando las células sanguíneas mueren, la hemoglobina ingresa al torrente sanguíneo. La hemoglobina también se descompone en bilirrubina. En este caso, los ojos y la piel se vuelven amarillentos y provocan ictericia.

Los niveles altos de bilirrubina en la sangre pueden ser un signo de anemia, daño hepático u otra enfermedad.

Prueba de haptoglobina

La haptoglobina es una proteína producida por el hígado. Dentro del cuerpo, se une a una hemoglobina específica en la sangre.

La cantidad de haptoglobina en la sangre indica qué tan rápido se destruyen los glóbulos rojos.

Prueba de crioaglutininas

La enfermedad por crioaglutininas es un tipo raro de anemia hemolítica autoinmune en la que los síntomas empeoran cuando una persona se expone a temperaturas entre 0 ° y 4 ° C.

Las aglutininas son anticuerpos que hacen que los glóbulos rojos se agrupen. Las aglutininas frías son activas en clima frío y las aglutininas calientes lo son a temperaturas corporales normales.

Determinar si hay aglutinación fría o caliente a veces puede ayudar a explicar por qué ocurre el trastorno.

Las aglutininas calientes pueden ocurrir en:

  • Ciertas infecciones, como neumonía por micoplasma
  • Algunos medicamentos como la penicilina.

Tratamiento de la anemia hemolítica autoinmune

Las opciones de tratamiento para la anemia hemolítica autoinmune dependen de varios factores. Si la anemia es leve, generalmente desaparece sin tratamiento. El 70 y el 80% de los pacientes pueden recuperarse sin ningún tratamiento o con una mínima intervención.

Sin embargo, algunas personas pueden necesitar medicamentos, cirugía o una transfusión de sangre.

Los factores que afectan la necesidad de tratamiento son:

  • La edad, la salud general y el historial médico de la persona.
  • Que tan grave es la anemia
  • La causa de la situación
  • Tolerancia del individuo a ciertos tratamientos
  • La previsión de los médicos

Si existe una causa subyacente, como cáncer, infección o el uso de ciertos medicamentos, tratar la afección o cambiar la medicación puede reducir los síntomas de la anemia hemolítica autoinmune.

Medicamento

Su médico puede recetarle corticosteroides o medicamentos similares a la cortisona para debilitar la respuesta inmune. Este suele ser el primer tipo de tratamiento para las personas con anemia hemolítica autoinmune primaria y puede ayudar a mejorar los síntomas en muchos tipos comunes de anemia hemolítica autoinmune.

En casos graves y si estos medicamentos no funcionan, el médico puede recetar otros medicamentos que inhiben la respuesta inmunitaria conocida como terapia inmunosupresora. Este medicamento ayuda a reducir la respuesta inmunitaria del cuerpo. Los medicamentos ayudan a evitar que el sistema inmunológico ataque su propia médula ósea. Hacerlo permite que crezcan las células madre de la médula y esto puede aumentar el recuento de glóbulos rojos.

Sin embargo, tanto la cortisona como los fármacos inmunosupresores pueden tener varios efectos secundarios.

Operación

Si la medicación no es eficaz, su médico puede recomendarle una cirugía.

El bazo es responsable de eliminar los glóbulos rojos anormales del torrente sanguíneo, incluidos los anticuerpos unidos. La extirpación del bazo puede permitir que el cuerpo conserve estos glóbulos rojos. Esto puede ayudar a prevenir la anemia.

Transfusión de sangre

Si los síntomas son graves y otras opciones no son efectivas, una persona puede necesitar una transfusión de sangre.

Pronóstico de la anemia hemolítica autoinmune

Suele haber un buen pronóstico en la anemia hemolítica autoinmune. Las consecuencias potencialmente mortales de la anemia hemolítica autoinmune son muy raras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here